Mi bebé aún no tiene un año: ¿a qué juego con ella?

El día a día de un bebé de menos de un año transcurre generalmente entre rutinas de sueño, higiene y comida, alguna que otra salida a coger sol y aire y las visitas de familiares; sin dejar de mencionar las horas que pasan fuera los que acuden a una escuela infantil. Pero aunque haya mucho de esto, el día es aún más largo (por suerte) y no tener cómo ocuparlo puede hacer que nuestra frustración sea más grande que nuestra propia casa, con lo que se nos hace imposible estar en ella.
Se recurre entonces a llevarlo en su cochecito de paseo, ponerlo ante la tele en una hamaca o el sofá o colocarlo en su parque o cuna. Pero un bebé lo que desea y necesita es interacción, movimiento, vivencias, y sobretodo mucho contacto y presencia.

¿Jugamos?

Juegos y juguetes siempre están relacionados, aunque también hay juegos sin juguetes. Pero para los niños, un juguete es casi cualquier cosa y para jugar sirve casi cualquier cosa.

Más de un padre o madre ha dicho la frase de “está jugando más con la caja que con el juguete” y es que lo único que realmente le hace falta a un niño para jugar es imaginación. Posiblemente, muchos de los juguetes que les proporcionamos sean prescindibles si les damos objetos que los sustituyan en su imaginación.

La Isla de Ludo

¿Quieres recibir nuevas ideas por e-mail?

© 2017 - La Isla de Ludo - Todos los derechos reservados