La oferta de juguetes actual es extensa y muy variada. Cada familia establece sus criterios de selección y ofrece a sus hijos los que considera apropiados. Pero no sólo deberíamos proporcionarles juguetes para que desarrollen sus juego.

Es bien sabido que los niños pueden llegar a jugar con casi cualquier cosa y existe mucho material que aporta imaginación, creatividad, soluciones a los juegos que muchos juguetes no ofrecen. Objetos comunes y con muchas otras múltiples utilidades y finalidades que en manos de un niño pueden convertirse en un versátil elemento de juego.