El juego de construcción se presenta a lo largo de toda nuestra vida con diferentes niveles de complejidad. Aparece aproximadamente al año de edad, en una versión muy simplificada del mismo y basado fundamentalmente en la acción más que en el resultado final. Con el paso del tiempo, gana en dificultad e intención, convirtiéndose en ocasiones en un juego de reglas, en el que se siguen complicadas instrucciones de montaje.

Si bien este se realiza muchas veces de manera individual, fomentando la autoestima (al conseguir realizar lo que se desea) y la creatividad (proyectando y buscando soluciones a los problemas que se le presentan) entre otros beneficios, el juego de construcción permite la interacción de dos o más personas, promoviendo la cooperación y la colaboración, ya sea montando el mismo objeto o compartiendo piezas para montar objetos diferentes.